Propiedades del cáñamo

Principales propiedades del cáñamo

– Fortalece el sistema inmunitario.
– Previene de trastornos cardiovasculares.
– Combate el insomnio, estrés, ansiedad y depresión.
– Favorece el equilibrio hormonal en mujeres (Premenstrual y menopausia).
– Ayuda a reducir el azúcar en sangre (diabetes).
– Reduce la hiperactividad infantil.
– Mejora el rendimiento intelectual (Memoria, atención, … )
– Acción antiinflamatoria (Glaucoma, gota, artritis, … )
– Mantiene el buen estado y nivel de hidratación de la piel y el pelo.
– Reduce el colesterol y limpia las arterias.
– Contribuye a desarrollar el cerebro y prevenir la demencia.
– Ayuda a mantener nuestro organismo depurado y libre de toxinas.
– Es rico en vitaminas A, C, D, E y del grupo B, hierro, calcio, fósforo y magnesio.
– Contiene ácidos grasos esenciales OMEGAS-3, OMEGAS-6.
– Es ideal para el estreñimiento.

 

Las semillas de cáñamo

Extraordinariamente nutritivas. Su contenido en proteínas, grasas esenciales, vitaminas, minerales y fibra vegetal hacen del cáñamo un alimento natural, sabroso e ideal para añadir a cualquier comida del día.
Esta semilla es conocida por contener la proteína más biodisponible del mundo vegetal, aún más que la soja. La proteína del cáñamo está compuesta estructuralmente de un 66% de Edestina y 33% de Albúmina. La Edestina -proteína globular altamente digestible- es una proteína biológicamente activa prácticamente idéntica a la globulina presente en el plasma sanguíneo humano y se encuentra perfectamente adecuada para las necesidades de las células del cuerpo. La Edestina, además, tiene la importante capacidad de estimular el sistema inmune mientras que por su bajo contenido en fósforo, no sobreesfuerza a los riñones durante su metabolismo.
También es fuente importante de ácidos grasos esenciales como son los Omega 3, 6 y 9, presentes en las proporciones ideales para mantener la salud. Estos ácidos grasos son imprescindibles para el sistema inmune y neuronal. Además ayudan a controlar la presión sanguínea.
Por último, decir que esta semilla es una fuente muy importante de minerales y oligoelementos entre ellos azufre, zinc, hierro. magnesio y manganeso. Así como de vitaminas (E, B1, B2, A)

Modo de empleo:
Estas deliciosas semillas pueden consumirse crudas, tal cual salen de su envase, añadiéndolas a cereales, ensaladas, frutas, etc. También pueden usarse en guisos y recetas de repostería.
Desayuno: Para empezar el día con un extra de energía, añadir a los cereales, zumo de frutas, yogur, etc.
Comida: Para comidas más nutritivas y sabrosas añadir en salteados, guisos, tortillas, salsas, etc.
Cena: Para conseguir un plato delicioso y sano, espolvorear sobre ensaladas, sopas, fruta, etc.

El sabor de la semilla de cáñamo es muy suave, agradable y ligeramente dulce. Puede recordar a los sabores de otros frutos secos como las semillas de girasol, las avellanas, las nueces o las almendras. Además, las semillas de cáñamo no producen alergias. Y para beneficiarse de todas sus propiedades, vitaminas y minerales han de consumirse crudas sin sal y sin tostar. Su buen sabor se mantiene aunque estén sin sal añadida y no estén tostadas.
Por cierto, las semillas de cáñamo es un producto Sin Gluten.

El aceite de cáñamo es uno de los más sanos que existen o se conocen hasta el momento. Está compuesto por un 80% de ácidos esenciales. Es fuente de Omega 3 y 6 y se usa como cualquier otro aceite, pudiendo se utilizado como condimento para ensaladas u otros platos, hasta preparaciones dulces como galletas, postres o pasteles. No se aconseja usarlo para freír, al igual que el aceite de oliva.

La composición del aceite que se obtiene de las semillas de cáñamo hace que resulte muy interesante ya que tiene, unos grandes efectos beneficiosos para la salud. Este aceite también contiene tocoferoles, que son buenos ya que pueden reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, cáncer y degeneración macular en los ojos, además de tener altas cualidades antioxidantes. El contenido de estos fenoles en las semillas de cañamo es incluso mayor del que se encuentra en otros aceites vegetales, como pueda ser el de girasol o el de soja. Además, este aceite es rico en ácidos grasos poliinsaturados y contiene bajas concentraciones de ácidos grasos saturados.
Otra de las propiedades interesantes de las semillas de cáñamo es la gran cantidad de fibra que poseen. Por lo tanto es un producto ideal para tener una buena digestión y una correcta función de los órganos internos. Como todo alimento con gran contenido en fibra evita, además, el estreñimiento.
Los deportistas o personas con mucho estrés o síntomas de fatiga son también candidatos idóneos a consumir estas semillas de cáñamo. Tres cucharadas diarias (desayuno, comida y cena) aportan proteínas y magnesio. Con esta dosis de semillas se aporta al cuerpo más del 40% del magnesio diario que necesita una persona al día. Este mineral ayuda a mantener los huesos fuertes y también contribuye a la relajación muscular necesaria tras el ejercicio o en cualquier periodo de descanso.

El cáñamo es una de las plantas medicinales cultivadas más antiguas del mundo para usos muy diversos. Sus semillas y su aceite aportan sustancias de alto valor nutritivo.
Por cada 100 gramos de semillas de cáñamo se obtienen:
– 25 % de Proteína.
– 35 % de Hidratos de carbono.
– 35% de Aceite (ácidos grasos esenciales Omega 3 y Omega 6).
Asimismo, el consumo de semillas de cáñamo aporta vitaminas A, C, D, E y del grupo B. Y también aporta minerales como Calcio, Fósforo, Hierro y Magnesio.
Por otra parte, muchos usuarios consumen el cáñamo como complemento medicinal ya que puede ser válido para mejorar el bienestar frente a enfermedades como el Parkinson, esclerosis, diabetes, sida, efectos de la quimioterapia en el tratamiento del cáncer, trastornos alimentarios, alcoholismo, asma, tuberculosis, así como problemas de la piel, entre otros. Además, hay estudios científicos en los que se ha demostrado su efecto antibiótico y las semillas se han utilizado como un un buen analgésico por los efectos que tienen en cuanto al alivio del dolor.
Las Semillas de Cáñamo sin pelar, son ideales para cocinar platos ligeros y saludables. Pueden tostarse, pero para retener los nutrientes, no debe tostarse a más de 220 grados.
Las semillas de cáñamo destacan por su aporte nutricional, el responsable de las propiedades medicinales y terapéuticas que brinda a la salud.

Posee 5 veces más la cantidad diaria recomendada (CDR) de manganeso y casi 3 veces más la CDR de vitamina E y magnesio. Además, contiene cifras importantes de fósforo, zinc e hierro, así como fibra y proteína.

Por último, las semillas de cáñamo son ricas en ácidos grasos saludables Omega 3 y Omega 6.

 

Favorecen la digestión

Las semillas de cáñamo con cáscara (enteras) contienen un elevado contenido de fibra, tanto soluble como insoluble.

Esta característica influye de forma muy positiva en la digestión, puesto que la fibra alimenta las bacterias intestinales, regula el colesterol y la glucosa en sangre y contribuye al proceso de eliminación de desechos.

 

Mejoran los síntomas del síndrome premenstrual y la menopausia

El síndrome premenstrual (SPM) es un trastorno muy común que puede perturbar notablemente el día a día de las mujeres que lo sufren. Y, al parecer, un ácido graso llamado ácido gamma-linoleico (GLA), presente en las semillas de cáñamo, puede aliviar los síntomas de este síndrome.

De acuerdo con varios estudios, el GLA es capaz de reducir los efectos de la prolactina, una hormona involucrada en el desarrollo del SPM.

Asimismo, este ácido graso también podría prevenir los desequilibrios hormonales y reducir la inflamación que se producen durante la menopausia.

 

Alivian los síntomas de enfermedades cutáneas

Un elevado contenido de ácidos grasos Omega 6 con respecto a ácidos grasos Omega 3 puede dañar las respuestas del sistema inmunológico.

Sin embargo, las semillas de cáñamo poseen una proporción de 3:1, rango que se considera normal. Gracias a esto, las semillas y el aceite de cáñamo tienen efectos positivos en los síntomas de algunos trastornos de piel como los eccemas.

 

Disminuyen el riesgo de enfermedades cardiacas

Incluir semillas de cáñamo en nuestra alimentación diaria puede ayudarnos a prevenir las enfermedades cardiacas de varias formas:

– Estimula la relajación y dilatación de los vasos sanguíneos.
– Reduce la tensión.
– Disminuye la inflamación.
– Previene la formación de coágulos.

 

Son muy ricas en proteína de alta calidad

El 25 % de las calorías de las semillas de cáñamo son proteína de alta calidad y de fácil digestión. Se trata de una proteína especial, puesto que contiene todos los aminoácidos esenciales y es muy difícil encontrar un alimento de origen vegetal que contenga este tipo de proteína.

De hecho, los aminoácidos esenciales son sustancias que debemos obtener obligatoriamente de la dieta porque nuestro organismo no puede producirlos, y de ahí la importancia de que un solo alimento nos los ofrezca todos.

 

Propiedades de las semillas de cáñamo

Fortalece el sistema inmune.
Previene de trastornos cardiovasculares (gracias a su función cardioprotectora, hacen la sangre más fluida).
Combate el insomnio, estrés, ansiedad, depresión.
Favorece el equilibrio hormonal en mujeres (tensión premenstrual, trastornos de la menopausia).
Ayuda a reducir la tasa de azúcar en sangre (diabetes).
Reduce la hiperactividad infantil.
Mejora el rendimiento intelectual (memoria, atención…).
Ayuda en tratamientos de desintoxicación de drogas y alcohol.
Previene las causas del envejecimiento (arrugas, flacidez, caída del cabello).
Acción antiinflamatoria (glaucoma, gota, artritis . . .)
El consumo prolongado de tabaco tiene diversos efectos secundarios. Principalmente la desmineralización y la falta de OMEGAS, causa principal de desmotivación, sueño, apatía, cansancio, etc. Por eso es bueno consumir Cáñamo y sus derivados (aceite, harina, proteína, semilla…) para mantener o recuperar la salud.
Son ideales en caso de estreñimiento ya que tienen un altísimo porcentaje de fibra y son, a la vez, unas de las proteínas vegetales más digestivas
Mantienen el buen estado y nivel de hidratación de la piel y el pelo.
Ayudan a recuperarse antes de un esfuerzo muscular y a que luego no sintamos «agujetas». Por eso las barritas de cáñamo se están comercializando también como ayuda para los deportistas.
El hierro, junto con su aporte en vitaminas del grupo B, hacen recomendable el consumo de una o dos cucharadas de semillas de cáñamo en caso de anemia.
El magnesio ayuda en los periodos de fatiga física y mental y además se ha demostrado que previene ciertos tipos de cáncer, a la vez que mejora el estado de la piel, el cabello y los músculos.
Tanto las semillas de cáñamo como el aceite obtenido de ellas son mucho más ricos en vitamina E que el germen de trigo. Las propiedades antioxidantes de las semillas de cáñamo hacen su consumo recomendable en caso de enfermedades degenerativas lentas como la artrosis.
Por si esto fuera poco, el aceite de cáñamo tiene propiedades medicinales. Resulta muy interesante su acción equilibrante sobre pieles tanto demasiado secas como grasas en exceso, y se usa combinado con otros aceites para tratar multitud de afecciones cutáneas o capilares.
Reduce el colesterol y limpia las arterias.
Los problemas de la piel.
Contribuye a desarrollar el cerebro y a prevenir la demencia.
Regula la Hiperactividad, Ansiedad, Depresión y stress.
Ayuda a mantener nuestro organismo depurado y libre de toxinas.